Menú Cerrar

sábado 18 de noviembre 2017

Los increíbles beneficios de tener una mascota

Tamaño del Textoa A

abr 18, 16 • Staff Ser MAYOR

Si una persona 60+ integra una mascota en su vida, nunca se arrepentirá de su decisión porque las bondades que otorga un animal de compañía son extraordinarias.

Por Carolina Pallares, médico y miembro voluntario de CASI, Conexión Animal de Servicio Institucional, A.C.

Como sabemos bien, para muchas personas los 60 y más son sinónimo de pérdida de salud, o sea, es una etapa de la vida que equivale a dependencia, inactividad, carencia de cuidados familiares y pérdida de seres queridos, visión que deja de lado los aspectos positivos de ser una persona 60+. Otra cosa que conocemos bien es que el proceso de jubilación puede acarrear una sensación de vacío y soledad y, por qué no decirlo, un sentimiento de inutilidad, situaciones que sin duda se pueden evitar si hacemos un esfuerzo por comprender que la jubilación es en realidad una extraordinaria oportunidad para el desarrollo personal. En este artículo les voy a platicar de una actividad diaria que trasmite una increíble vitalidad y que ayuda a vivir un envejecimiento saludable: la convivencia con una mascota.

Las bondades de un animal de compañía

Cuando una persona 60+ desea adquirir o adoptar una mascota, y cuenta con la capacidad y el soporte necesario para alojarla en casa, accede a una buena cantidad de beneficios. La responsabilidad de alimentarla, llevarla a consulta con el veterinario o cuidar su aspecto supone una actividad física diaria y, por tanto, una consecuente mejora y conservación de la salud.

Existen diversos estudios a nivel internacional que documentan cómo un perro o un gato, por ejemplo, pueden mejorar la calidad de vida de las persona 60+. ¿Cómo lo logran? Veamos:

  • Las personas 60+ están en riesgo de que sus círculos sociales se estrechen —incluso de que desaparezcan— y se sientan solos. Pasear con un perro facilita el encuentro con otras personas y el inicio de una conversación.
  • Cuando hay visitas de perros de terapia en casas de retiro, o centros de día, se genera mucha más comunicación y acercamiento entre los residentes y el personal del lugar. Esto se debe a la atmósfera familiar y hogareña que se crea.
  • Acariciar a nuestra mascota relaja y libera endorfinas. Igualmente podemos decir que ser conscientes de que un ser requiere de nuestros cuidados y de que reacciona al cariño tiene gran relevancia para el bienestar emocional.

Ocuparse de un perro o de un gato confiere un rol a las personas 60+, de hecho es común que digan que su perro les da una identidad: ya no son “una persona caminando sola por la calle”, se convierten en “la persona que cuida a Rufo”. Si bien no reemplazan a un ser humano, la sensación de compañerismo que proporcionan las mascotas trae consigo una importante dosis de felicidad.

En conclusión, las ventajas de abrirle las puertas de nuestro hogar a un perro o un gato son múltiples: cariño, compañía, amistad, y salud física y mental.

Finalizo con la recomendación de que platiquen con el veterinario y junto con él tomen la mejor decisión en cuanto a raza, tamaño, edad y nivel de energía de la mascota que adquirirán.

Síguenos

Cerrar
SUSCRÍBETE al Boletín SM 60+

Recibe directamente en tu correo historias inspiradoras de personajes 60+, información sobre salud, retiro, finanzas personales, familia, viajes, entretenimiento y más.