Menú Cerrar

sábado 18 de noviembre 2017

Mamás seniors al cuidado de sus huesos

Tamaño del Textoa A

may 6, 16 • Staff Ser MAYOR

En cada una de las etapas de la vida nuestros huesos luchan contra los cambios hormonales y nuestro estilo de vida. ¿Cómo podemos conservarlos saludables durante la tercera edad?

Staff Ser MAYOR

Nuestro esqueleto posee alrededor de 200 huesos, éstos protegen órganos como el corazón, pulmones y cerebro, dan forma y soporte al cuerpo, permiten el movimiento y son sitio de almacenamiento de minerales como el calcio y fósforo.

El esqueleto sufre cambios a lo largo de la vida, cada año nuestro organismo reemplaza casi 20% del tejido esponjoso de los huesos. Hasta los 30 años, el cuerpo fabricará hueso de manera muy eficiente. Cerca de los 40 años la cantidad de hueso comienza a disminuir gradualmente y la pérdida se mantiene año tras año durante la vida adulta. La pérdida acumulada a los 80 ó 90 años es de 30% en hombres, y de 40 a 50% en mujeres.

¿Qué es la osteoporosis?

Es un problema de salud que provoca que los huesos sean más frágiles y propensos a sufrir fracturas. Las mujeres tienen mayor riesgo de desarrollar esta enfermedad, sobre todo tras la menopausia pues durante este período tiene lugar una pérdida de masa ósea.

Varios nutrientes tienen efectos positivos sobre la salud de los huesos, si eres mujer y tienes 60 años o más, conocerlos te será de gran utilidad:

El calcio

El 99% del calcio del cuerpo se encuentra en los huesos y es el mineral encargado de mantener su equilibrio en todas las etapas de la vida. Se encuentra en la leche y los productos lácteos, la sardina, el salmón, los vegetales de hoja verde, la soya y los cereales.

El fósforo

Interviene en la formación, desarrollo y mantenimiento de huesos y dientes. Tanto este mineral como el calcio se encuentran en equilibrio en el organismo. Cuando hay un exceso de fósforo se produce una menor asimilación de calcio, lo cual puede conducir a la desmineralización del hueso. El fósforo se encuentra en alimentos ricos en proteínas: carnes, pescado, huevo, queso y otros lácteos, también en los frutos secos, los cereales integrales y las legumbres.

El magnesio

Es esencial para un apropiado metabolismo del calcio. Se encuentra en carnes, mariscos, lácteos, frutos secos y granos de cereales integrales.

El silicio

Estimula las células que participan en la formación de huesos y cartílagos. Lo encontramos en el agua mineral y en alimentos ricos en fibra, como los cereales integrales.

La vitamina D

Favorece la absorción de calcio y moviliza los depósitos para mantener un nivel adecuado de este mineral en la sangre. Se encuentra en el aceite de hígado de bacalao, pescado azul, yema de huevo, hígado y lácteos.

La vitamina C

Es indispensable para la síntesis de colágeno, proteína que forma parte del hueso. Se encuentra en cítricos como la mandarina, naranja, toronja y limón; también en el chile, melón, brócoli, zanahoria y tomate.

La vitamina A

Se encuentra en la yema de huevo, lácteos, hígado, en verduras y frutas de color amarillo y naranja (zanahoria, melón), papa y verduras de hoja verde.

La vitamina B12

Se puede obtener mediante una dieta variada que incluya cantidades suficientes de carnes, pescado, huevos y lácteos.

A modo de conclusión, te sugerimos no descartar el consejo de un especialista, puede ser que además de una dieta variada y saludable requieras de un suplemento alimenticio que refuerce tus cuidados y él es el único indicado para prescribirlo.

Síguenos

Cerrar
SUSCRÍBETE al Boletín SM 60+

Recibe directamente en tu correo historias inspiradoras de personajes 60+, información sobre salud, retiro, finanzas personales, familia, viajes, entretenimiento y más.