Menú Cerrar

martes 21 de agosto 2018

Danza folklórica: con la juventud al revés

Tamaño del Textoa A

sep 9, 14 • Staff Ser MAYOR

Actividad física

Danza folklórica

Con la juventud al revés

Fotografía y texto: Alix Delgado

Una impresionante energía contenida en su corazón, expresada a través del cuerpo, de los ritmos de su pueblo, del sentimiento que imprimen en cada paso y donde los años pasan a segundo plano, así es el grupo de danza folklórica “Con la juventud al revés”, que vio la luz hace 14 años.

En cada zapateado, un poco de identidad y cultura de nuestro país se escapa para dar una probadita de la idiosincrasia de los pueblos que mantienen con vida nuestras tradiciones. Por medio de la música, el vestuario y objetos cotidianos como jarrones, canastas o redes para pescar, el público logra involucrarse con lo que ocurre en el escenario.

De esto se trata la danza folklórica mexicana, articulada en una gran variedad de géneros: polkas, redovas, jaranas y sones, algunos con tintes religiosos, otros paganos, resultado del mestizaje. Y aunque es una práctica considerada de alto impacto, Jesús Ortiz, profesor del grupo “Con la juventud al revés”, se adapta a las necesidades de sus 20 alumnas mayores.

“Me gusta mucho trabajar con ellas, por el gran entusiasmo y las ganas que tienen de seguir aprendiendo. Por otra parte, obtienen muchos beneficios cuando practican esta actividad: ejercitan la memoria gracias a las rutinas, liberan endorfinas y mejoran el estado anímico, socializan y conviven con personas que comparten el mismo gusto por el baile, y comparten sus logros con su familia, además de que mantienen las articulaciones en movimiento, fortalecen sus músculos y previenen la osteoporosis”.

Más que un baile

Entrar al estudio Opción Danza —donde el grupo “Con la juventud al revés” practica— es sumergirse en un espacio lleno de vitalidad y energía en el que se siente el gusto y la pasión por nuestras danzas. Tal es el caso de Edilta Ramos, para quien puede pasar cualquier cosa, menos perderse un día de clase. Esto ocurre desde hace ocho años, cuando se dio cuenta de todo lo que podía aprender: “Todos somos jóvenes por dentro, cuando estás en el escenario la edad desaparece. La experiencia con mis compañeras es incomparable, pero lo mejor de todo es cuando el público quiere tomarse fotos contigo”.

Otros ejemplos dan cuenta de cómo convertirse en bailarinas en esta etapa de la vida contribuye positivamente en diferentes aspectos. María del Rosario —una de las alumnas con mayor antigüedad— fue educada para ser ama de casa, ahora se siente realizada. Para María Salinas no importa la distancia que tenga que recorrer con tal de volver a sentir la adrenalina en su cuerpo mientras baila su música y conoce más de su cultura.

“Cuando uno está joven sólo piensa en los hijos, pero ahora nos toca disfrutar, la edad es un número nada más”, asegura Eli Adriana Téllez Pérez, “así que dejen la silla, la mecedora. Vengan a renovarse, a retrasar la vejez, a revalorarse y reconocer las capacidades y habilidades que tienen, y a cobrar otro valor ante su familia”.

“Somos bailarinas, decirlo a esta edad te da la sensación de que eres útil y que puedes ser reconocida”, dice finalmente Irma Segovia a modo de invitación a las lectoras y lectores de Ser MAYOR.

 Únete

“Con la Juventud al Revés”

Ballet de Danza Folklórica

Profesor: Jesús Ortiz Martínez

044 (55) 2955 3232.

ortizmartinezjesus@hotmail.com

 

Síguenos

Cerrar
SUSCRÍBETE al Boletín SM 60+

Recibe directamente en tu correo historias inspiradoras de personajes 60+, información sobre salud, retiro, finanzas personales, familia, viajes, entretenimiento y más.