Menú Cerrar

domingo 24 de septiembre 2017

“¡Qué contenta estoy!”, Susana Alexander

Tamaño del Textoa A

jul 1, 16 • Staff Ser MAYOR

Susana Alexander

No es fácil encontrar actores que orgullosamente cumplan 65 años de trayectoria. Tampoco es común que sean tan prolíficos, versátiles y reconocidos por su trabajo en teatro, cine y televisión. Mucho menos abundan los que producen sus propias obras de teatro, crean escenarios y son elocuentes, inteligentes, sensibles. Ni los que visitan sitios recónditos del país para sembrar la semilla de la poesía.

Pues bien, en México existe alguien que reúne todas estas características y su nombre es Susana Alexander.

Por Laura Olmos

Fotografías: Jorge Rodríguez

Una mujer de teatro

Susana, hay dos pasiones que nunca dejas de lado: el teatro y la poesía…

La poesía entró en mi vida mucho más tarde que el teatro, cuando me fui becada a Inglaterra. Ahí nació la idea de hacer un espectáculo de poesía hispano y latinoamericano.

¿Qué te dieron el teatro y la poesía que no te dio la televisión?

El acercamiento con el público. Las cámaras son muy frías. Curiosamente, aunque crecí rodeada de cámaras de televisión, ahora que llevo 13 años sin trabajar en ese medio no lo extraño.

Has hecho más de 80 obras, ¿recuerdas cómo fue la primera vez que te subiste a un escenario?

Fue en el teatro Ródano. Me maquillaban de negrito en Las preciosas ridículas. Todo lo que tenía que hacer era entrar con una silla. ¡Gran actuación! Tardaba tres horas en maquillarme, pero cinco en estar en el escenario. Después hice Variaciones para cinco dedos, en la cual sentí muchos nervios porque ya era en plan profesional, con actores de la talla de Rita Macedo, Héctor Gómez, Miguel Ángel Ferriz y Luis Lomelí.

¿Qué se siente tener más de 60 años de trayectoria?

Muy bonito porque he conocido a mucha gente valiosa. En la obra que presento actualmente, Locos por el té, mi personaje es una diva. Polemicé con la directora sobre este concepto porque para mí las divas eran señoras de la talla de Marlene Dietrich y Greta Garbo. Lo que ahora llaman divas son personas groseras, incluso hay una nueva carrera que se llama socialité que nada tiene que ver con el trabajo de las grandes actrices.

En México tuvimos primeras actrices —como Amparo Rivelles, Ofelia Guilmáin o Carmen Montejo— que fueron una escuela para mí.

Eres actriz, directora, productora, traductora y creadora de tus propios espectáculos, ¿cómo te das tiempo para todo?

La gente cree que soy hiperactiva, pero no lo soy. Simplemente tengo la capacidad de hacer muchas cosas.

Una abuela incansable

El 3 de julio fue tu cumpleaños 72…

Yo cumplí 62, ¡mi hermano gemelo cumplió 72!, pobre, ¡a esa edad ya empiezan los achaques! (Risas). Yo no puedo sentirlos porque tengo 22 perros a los que cuido y mucha gente depende de mí. Escucho a mi hermano quejarse, en cambio a mí, a mis “62”, ¡me falta mucho para eso!

¿Cómo festejaste?

Todo lo planeé para empezar el festejo con mis nietos, en Mérida. Me cantaron las mañanitas y me llevaron un pastel al teatro.

¿Cómo vives la experiencia de ser abuela?

Como dice Armando Fuentes Aguirre “Catón”, ¡de haber sabido que es tan bonito ser abuelo, me salto la etapa de padre! No es cierto, también mis hijos son bellos. En un homenaje, durante la obra Locos por el té, mis nietos grabaron un video en el cual me decían: “Abuela, todos estamos locos por el té”. Me pareció maravilloso, hicieron toda la producción.

Una mujer mayor

¿Cómo vives esta etapa de tu vida, Susana?

Muy feliz, me encuentro a mí misma diciéndome “¡qué contenta estoy!”.

¿Qué te da tanta vitalidad y ánimo?

Una de las cosas que me hacen más feliz es ir a mi casa de Tlayacapan. Cuando salgo, mi alma se queda allá. A mis perros siempre les digo “el lunes regreso”. En esta maravillosa casa de descanso hay muchas golondrinas. Llegan y hacen su nido año con año, ahora ya empezaron a volar. Convivir con la naturaleza es maravilloso.

¿Cómo te mantienes saludable?

Mi comadre Norma Lazareno me regaló una caminadora. “¡Zas!” —dije yo—, “Voy a hacer media hora de caminata”. El primer día hice cinco minutos y ya estaba exhausta. Y eso que no la puse muy rápido. Ahora ya logro caminar 15 minutos. Hasta allí… No me pidan más. Cargar cubetas para ponerle agua a mis perros y darles de comer ¡también es un ejercicio!

En Tlayacapan logro descansar. Me levanto muy temprano porque Tiburcio, uno de mis perros, me despierta a las siete de la mañana con un apretón de cara en mi mejilla. Si él se despierta, todos tenemos que despertar. Me paro a caminar, veo el Popocatépetl y a veces su fumarola, digo “¡buenos días, señor Sol!”, les doy de comer a mis perros y me vuelvo a recostar.

¿Qué has perdido, qué has ganado?

Acabo de leer una cosa maravillosa de Jorge Luis Borges que dice que las pérdidas no lo son como tal. Uno no pierde nada, los muertos se quedan con uno.

¿Qué he perdido? Mi hermano mayor murió hace dos años y eso nos dejó a mi hermano gemelo y a mí reflexionando: “¡Ah, nos podemos morir!”. Sin embargo, no hay pérdida porque hablo con él, lo siento y lo vivo, igual que a mi mamá, a Papito —mi marido— y a Luchita, la nana de mis hijos. En su cuarto puse mi caminadora, ya la escucho decir: “¿Aquí? ¿Usted cree que esto es un basurero?”. En el fondo estoy con todos ellos.

¿Qué he ganado? Paz, y esto no lo cambio por nada: darle su justa dimensión a las cosas.

¿Cuáles son tus próximos planes?

Cuando termine Locos por el té voy a producir una obra. Me gustaría tener paz económica, la única paz que no tengo. No puedo quedarme inactiva, porque si no, no vivo.

¿Qué le dirías a las lectoras y lectores de Ser MAYOR?

Que hay que llegar a la vejez en paz, aceptando los cambios, sin amargura.

  • Paloma Woolrich: Esta es la mejor edad
    ago 18, 16 • Historias SM

    Paloma Woolrich: Esta es la mejor edad

    En el lugar donde entrevistaríamos a Paloma Woolrich nos abre la puerta una mujer amable, delgada y sonriente. Es Paloma, actriz versátil que lo mismo la hemos visto en telenovelas como Mirada de...

Síguenos

Cerrar
SUSCRÍBETE al Boletín SM 60+

Recibe directamente en tu correo historias inspiradoras de personajes 60+, información sobre salud, retiro, finanzas personales, familia, viajes, entretenimiento y más.